Posteado por: TCTR | mayo 6, 2008

La O (de objeción) con un canuto

Hace relativamente poco ciertos hechos han conseguido que me asalten mis usuales dudas y meditaciones, dirigidas esta vez a reflexionar sobre todo lo que rodea a la nueva y definitiva panacea para todos los problemas de convivencia en nuestra sociedad (lease; Educación para la Ciudadanía), objeciones a la misma incluidas.

Hete aquí que iba yo canturreando por los pasillos del colegio de mi hermana (la comuna educacional, prefieren ser llamados), con el noble objetivo de recogerla e iniciar el camino a casa, cuando captó mi atencion, pegada en uno de los tablones de anuncios, la fotocopia de un artículo (creo que publicado en “El País”) de uno de nuestros queridos profesores de la Facultad de Derecho de Córdoba (Departamento de Derecho Constitucional, para mas señas) en el que cantaba las virtudes (alguna de ellas, porque todas es imposible) de la mencionada asignatura, que resumiendo venían a ser algo como ”Nos va a hacer más listos, más molones, más ciudadanos, ayudaremos a cruzar a las ancianas en los pasos de cebra, no abandonaremos a nuestras mascotas cuando llegue el verano, y conseguiremos (con esfuerzo, eso sí) pronuciar correctamente algunos de los pilares de la neo-lengua tales como Tod@s, Niñ@s, Ciudadan@s etc. Con el tiempo se acabará el acoso escolar, el racismo, la violencia doméstica y el pisar las florecillas en los jardines públicos”. Creo que mas adelante sugería (no me quedó muy claro) que mientras “Educación para la Ciudadanía” es absolutamente necesaria, los que profesen la religión (católica, las demás dan igual) deberían encerrarse en sus casas/cuevas/mazmorras para hacer cualquier mención a esa cosa llamada “moral cristiana”.

“Esto es la Verdad, ciertamente” no pude evitar pensar, pero entonces, por qué diablos van ciertos padres y objetan (por sus hijos) contra semejante maravilla?. Y lo que es peor ( y lo que desde luego ya si que no alcanzo a comprender), como es posible que (según he leido)el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (la Andalucía imparable) vaya y reconozca dicha objeción? Objeción de conciencia a una asignatura de instituto? Estupendo.

Así que tras mucho meditar, creo que ya he conseguido formarme medianamente una opinión más o menos clara y con la que estoy en condiciones (y esto es lo importante) llevar la contraria a unos y a otros.

En primer lugar, lo siento Profesor-Doctor, pero la asignatura, por mucho que le encante a usted (que le encantará), es una (en mi humilde opinión) soberana gilipollez. Y quien se piense que es, no ya necesario, sino POSIBLE, inculcar “valores” a los neardentales desnortados que son mayoría en cualquier Instituto, (porque la asignatura se imparte en 3º de ESO, para mas inri), es que es tan gilipollas como lo puede ser (y lo será) usted. Por no entrar en el espinoso tema de los “valores ciudadanos” que serán impartidos, ya que dedicar horas de clase a repetir una y otra vez manidos lugares comunes como “Hay que ser buenos…”, “No hay que insultar a la gente…”, “Todos somos iguales…”, “Qué bonito es el amor, sobre todo en primavera…” es francamente estúpido. No? Entonces que comprenderá el programa de la asignatura? Los derechos constitucionales? A nenacos de la ESO? Buena suerte, aunque entonces no se pará que coño crean una nueva asignatura y le ponen ese nombre buenrollista.

Y por lo que se refiere a la parte contraria objetante, padres, Foro de la Familia (no entréis en la página del Observatorio para la Objeción de Conciencia, porque acabo de leerme simplemente la “portada” y del la grima que me ha dado he estado a punto de borrar todo esto y poner “Viva la Educación para la Ciudadanía, Zapatero y Herr Professor-Doktor”), Profesionales para la Ética y acólitos, creo que es absurdo devaluar la objeción de conciencia (que está para cosas un poquito más serias y su trabajo a costado conseguirla) para mostrar el desacuerdo con lo que no deja de ser una asignatura chorra (muy chorra). Cierto es que podría no ser obligatoria, con lo que nos ahorraríamos en gran parte el problema (lo mismo que pasaba con la Religión. No te gusta, pues no la das y que le cuenten cuentos a otros).
Pero es que los argumentos que dan contra la misma no tienen sentido. Da la impresión de que lo que pretenden es nadie atente contra su supremo derecho a lavarle el cerebro a sus hijos a base de maratones de lectura de la Biblia (me han venido a la cabeza algunos momentos estelares de Ned Flanders), con un cierto temor subyacente a que si se imparte la asignatura su pobre niño (o niña) quedará encaminado sin solución a la homosexualidad, la poligamia y el infierno consecuente, y hombre, tampoco es para tanto (Señores, que van a darles clase. Que lo más normal es que nadie preste atención. Que no los veo atados a una silla y con colirio en plan “La Naranja Mecánica”.)

Y por último, el TSJ de Andalucía, remata la faena. Aunque suena a cachondeo, pero y si alguien presenta en serio una Objeción de Conciencia contra la parte de la asignatura de Biología en la que se enseña la evolución de las especies porque es un católico auténtico y cree firmemente en el Creacionismo? Por qué va a ser menos válido eso, que al fin y al cabo es ser consecuente con lo que dice la Biblia, que objetar porque se ve conculcado el derecho de los padres a dar a los hijos la educación religiosa y moral que estimen conveniente? Si seguimos esa línea jurisprudencial, no hay motivos para negarse a nada que no sea demasiado descabellado.

Conclusión, como siempre, estamos apañados entre unos y otros. No se quien me inspira menos confianza, si los de la Comuna Educacional, que cuelgan semejantes patochadas en sus tablones de anuncios, el autor de la patochada en sí, que debe tener el logo del PSOE tatuado en el pecho a lo Derek de “American History X” (menos mal que nunca me ha dado clase), unos padres teledirigidos que causan perplejidad cuanto menos cuando hablan de “la familia tradicional” (a saber que entenderán ellos por tradicional) o nuestro Poder Judicial, que se ve que cuando uno se saca las oposiciones de Judicatura y llega a ese nivel se convierte en semi-dios y se desentiende de los asuntos terrenales.

Así que yo también objeto, a lo que sea, pero objeto.

Anuncios

Responses

  1. Lo demencial de estimar necesaria la educación para la ciudadanía es que parte de suponer que ahora no la hay. Si la hubiera, no habría qe darla.

    Eso es un razonamiento de pésima calidad, porque llevan un decenio largo vendiendo la milonga de los valores trasversales en todas las asignaturas. Y es más: si no se aprenden los valores de conviviencia de una sociedad estudiando historia, lengua, ética, filosofía, ciencias naturales y otras lindezas de la LOGSE-durante décadas- es que deben estar impartiéndose muy mal.

    Por tanto: evite que de una patada en un centro educativo de cualquier nivel salgan tropecientos analfabetos con título, y conseguirá una ciudadanía educada. No educada para ser ciudadana, porque los ciudadanos sin educacion también lo son. Educada simplemente, una labor algo más compleja que esta gente lleva cargándose unos veinte años.

  2. Lo malo de la educación a la ciudadanía es que al final no es para todos. Por que digo yo, si a mí me educan y soy la hostia de cívico voy por ahí cediendo el asiento a las ancianas, pido perdón a cualquiera que tropiece conmigo y esas cosas que hace la gente normal que algunos ni siquieran han sido educados en la ciudadanía y la llevan haciendo toda la vida, los otros los que no tienen esa educación y van dando hostias a la cualquiera que se le ponga en medio, no solo pisando margaritas es que si ven que te achantas te pisan el cuello a tí, esos que no han sido educados en la ciudadanía ¿tienen los mismos derechos que uno que si lo ha sido? Por que al final la hostia te la llevas, y dejate de denuncias cívicas o de lo que quieras por que al final no te sirve de nada.

    Creo que paso, ya desvarío, yo quiero que me eduquen pero en lo contrario, en ser un cafre, en ser un cateto y no aguantarme ni una, que la vieja se queda sin asiento, que se joda, que aquel me toca los cojones, lo hostio y si alguno se pone tonto y encima se cabrea, pues todo lo más: a salir corriendo y yo no he sido.
    Quizá eso no sea educación pero es más ventajoso.

  3. Todo sea por paliar la no-educación de los chicos en casa. Como si el profesor les importara a ellos, o ellos le importaran al profesor de la susodicha asignatura.
    TCTR… eres genial.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: