Posteado por: TCTR | junio 3, 2008

No he podido evitar preguntarme…

Incluso en esta época tan poco propicia para las meditaciones, sigue habiendo cosas que no dejan de sorprenderme y provocarme intensos debates internos (eso sí, en los ratos de descanso, vayáis a pensaros que me dedico a darle vueltas a estas cosas cuando se supone que estoy estudiando).

He leído hoy que el diseñador de la lata de Pringles (todos sabemos lo que es una lata de Pringles, no?), recientemente fallecido cumplió su última voluntad al ser enterradas parte de sus cenizas en una de esas latas de su creación.
Al no especificar más la noticia, no he pdido evitar preguntarme: Diseñaría una lata especial para la ocasión? (algo más solemne, quizá en negro…digo yo…). De no ser así y utilizar una lata estándar, qué criterios habrán seguido él o sus familiares para elegir entre las distintas opciones (sabor picante? clásicas? campesinas?). La elección de un determinado sabor tendría relación con la personalidad del fallecido? Le habrán puesto una cara más triste al muñequito del logo?

Espero que nadie me tome por un irreverente. Es totalmente cierto que llevo un buen rato dándole vueltas (con todo el respeto del mundo por el hombre y su obra) a esas preguntas, totalmente lógicas a poco que se tenga una mente inquisitiva.

Anuncios

Responses

  1. Si el diseñador, ciudadano americano de estado indeterminado, pero con residencia habitual en España, fallece en nuestras fronteras, ¿qué Ordenamiento Jurídico se aplica a la sucesión? ¿Por qué? ¿Admitiríamos un reenvío de primer grado? ¿Y uno de segundo? ¿En qué consistirían? ¿Sería competente el juez español si su heredero, instituido bajo la condición de enterrar la lata y decapitar un gallo, fuera demandado por su esposa balinesa, con la que contrajo hace quince años matrimonio informal?

    Y lo más importante: ¿sería causa de ingratitud decir en el panegírico que el diseñador entendió que la esencia vital es como la lata de Pringles, que cuando haces “pop” ya no hay stop?

    Yo abomino del DIPr y sus formas, macho, te lo juro. Y ahora me voy a reptar por inmundicia/estudiar intensivamente hasta mañana a las 12. ¡Ánimo!

  2. Ciertamente gracias a este triste acontecimiento se puede llegar a captar el profundo significado vital que esconde el lema de las Pringles.
    Del DIPr me quedo con los inmuebles transfronterizos. No hago mas que imaginarme una casa balanceandose en el pico de una montaña de los Alpes. “Ups, mi vajilla acaba de pasarse a Italia! CONTRABANDO, CONTRABANDO”

  3. Macho, no me digas que no tienes la lista de cosas que entran en DIPR. Los transfronterizos están fuera, de ese tema entran los bienes en tránsito, los medios de transporte y los inmateriales.Llámame urgentemente, porque vamos, así estará esa cabecita loca…
    O-O Si te lo has metido TODO me hago contigo el harakiri.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: