Posteado por: TCTR | junio 19, 2008

Época de examenes (Watterson nos enseña la Verdad 2)

Úlitmamente me ronda por la cabeza mucho lo que dice el padre de Calvin en la segunda viñeta, sobre todo cuando, al acabar la obligatoria tarde en la biblioteca de Derecho nos tomamos una cervecita en la Magdalena (para recuperar sales y subir la tensión). Porque solo puedo tomarme una y sé que al día siguiente tendré que volver a pasarme la tarde estudiando en ese puto sitio, y al siguiente, y al siguiente, y pese a que es uno de los mejores momentos del día, estar sentadito a las 8 y pico en una terraza con una caña fría en la mano, es imposible abstraerse totalmente del futuro inmediato de exámenes (y malos ratos, que yo me pongo muy nervioso) que me aguarda hasta el día 1 de Julio (y más allá…)

Por eso mismo hoy me corroe la envidia (especialmente), porque estando yo así, mi hermano acaba de terminar Selectividad, y va a empezar el que en mi caso está considerado como uno de los mejores veranos hasta la fecha. Empiezas quitándote toneladas de presión de encima en el momento en el que entregas el último examen (del que a poco que te haya salido bien sales levitando) y si apruebas te tiras 2 laargos meses a rebosar de satisfacción personal, ninguna responsabilidad académica y lo poco que piensas sobre el futuro lo haces con ilusión y todo, porque vas a cambiar el opresor ambiente del Instituto por la paz, el amor (libre) y el fumar por los pasillos de la Facultad…

Luego resulta que la Universidad no es exactamente la fiesta continua que te pensabas, y te descubres un mes de Junio, pensando “Joder, yo sí que vivía tranquilo en 1º de bachillerato, no como ahora…”, mientras le das vueltas a una tira de Calvin y Hobbes que habla de quedar con tus amigos, beber cerveza y (sobre todo) olvidarte del mañana.

(Nota: Como siempre, esto es una opinión. Habrá gente que tuvo que ir a Septiembre en Selectividad,y se pasó el verano puteadísimo, lo mismo que habrá gente que ha vivido con toda la tranquilidad del mundo en la carrera, no habrá tenido un mal sueño una semana antes de algún examen, y no habrá sentido ni la más mínima presión. No es mi caso, y casi me atrevería a decir que tampoco el de ciertos amigos míos que deben estar a estas horas dándose cabezazos contra los apuntes de Mercantil, como voy a hacer yo en seguida.)

Anuncios

Responses

  1. La gente dice que esta es la mejor época de la vida y luego la recuerdas. Mentira. Recuerdas tener veintipocos. A lo otro no volvería nadie. Por eso la mejor época es la que va de los 25 años a los 30. Plenitud con pasta antes del declive. Al menos si consigues no ser mileurista y tener el típico puesto de tío de 40. O sea, sacándote unas oposiciones rapidito o montándote-con potra- por tu cuenta.
    Triste, muy triste, tristísimo. Me voy a golpearme la cabeza con mercantil mientras los examinadores echan de menos mi situación yéndose al cine con su esposa, a la piscina, a pasear por el parque o a leerse un novelón en un sillón mullido. Si es que no sabemos lo que tenemos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: