Posteado por: TCTR | mayo 25, 2009

Always know where your towel is…

(Ehem. Ehem. carraspeo) : “Dicen que una toalla es una de las cosas más increíblemente útiles que puede poseer un autoestopista interestelar. En parte porque tiene un gran valor práctico; puedes liártela a la cintura para entrar en calor mientras cruzas las gélidas lunas de Jaglan Beta; puedes tumbarte sobre ella en las resplandecientes playas de arena de mármol de Santraginus V, mientras respiras sus embriagadores vapores marinos; puedes taparte con ella para dormir bajo esas estrellas del desierto de Kakrafoon que brillan tan intensamente; utilízala como vela para descender en balsa el pesado y lento río Moth; o mójala para usarlo en combate cuerpo a cuerpo. Puedes enrollarte la cabeza con ella para protegerte de gases nocivos o para evitar ser descubierto por La Bestia Voraz Bestia BugBlatter de Traal (un animal tan increíblemente estúpido que cree que si tú no eres capaz de verlo, él tampoco puede verte a ti, estúpido como un cacho de madera pero muy, muy voraz); también puedes agitar tu toalla para pedir socorro en situaciones de emergencia, y por supuesto puedes secarte con ella si aún permanece suficientemente limpia para ello.

Lo que es todavía más importante, una toalla tiene un inmenso valor psicológico. Por alguna razón, si un estraj (estraj: no autostopista) descubre que un autoestopista tiene consigo su toalla, automáticamente se dará por supuesto que está en posesión de un cepillo de dientes, una toalla pequeña para la cara, jabón, una lata de galletas, una petaca, brújula, mapa, un ovillo de cuerda, spray antimosquitos, impermeable, traje espacial, etc, etc. Es más, cualquier estraj prestará alegremente al autoestopista cualquiera de estos objetos, y hasta una docena más de otras cosas que el autoestopista pueda haber “perdido accidentalmente”. Lo que el estraj pensará es que un hombre que puede viajar a dedo a lo largo y ancho de la galaxia, malviviendo, sobreviviendo, enfrentándose a probabilidades terribles, y saliendo airoso de todo ello y sabiendo aún dónde está su toalla, es sin duda un hombre a tener en cuenta”.

-Douglas Adams “La guía del Autoestopista Intergaláctico”-

¡¡Feliz Día de la Toalla a todos!!

PS: No os asusteis…

Anuncios

Responses

  1. A mi esto me suena a Bis, el que iba siempre que su mantita por las viñetas de Snoopy.
    Mucho cariño hay que tenerle a una toalla, por cierto, yo voy a lavar la mía, que pronto me cría hongos.

  2. Hasta que no te has leído la Guía del Autoestopista Intergaláctico no descubres la utilidad potencial de la toalla.

    De todos modos, el de la mantita en Peanuts no era Linus, el hermano de Lucy?

  3. Sólo hay un comentario posible:
    .
    .
    .
    ¡42!

  4. Escribe algo sobre el honoris causa de Almodóvar, por caridad.

  5. Honoris Causa? En (temo preguntar) qué? Por quién? De todos modos ahora mi mente y mi alma han sido secuestrados por Kelsen, Olivecrona y el Realismo Jurídico Escandinavo, que es como decir Revival Rock Garegero sueco pero en más aburrido o_Ô

  6. Hombre=toalla.
    Mujer…


    mujer= ¿secador de pelo? (también da calorcito…).

    Me gusta tu blog. Un beso

  7. Buff, las analogías entre sexos y elementos del cuarto de baño siempre son un terreno pantanoso (o sea, “podrías secarte el pelo con una toalla, pero la humanidad ha evolucionado hasta el secador de pelo”, por lo tanto…)

    En todo caso, bienvenida y gracias. Tengo que pasarme por tu blog a una hora más razonable que esta, y en cuanto lo haga te añado al blogroll (si no te importa, vaya)

  8. ¿Secador para secarse el pelo? Mmmmm. No, Debo haberme explicado mal.

    Como arma arrojadiza. Como calefactor. Como liana de urgencia. Para quitarse el polvo del camino…

    Estar en su blogcomosellame sería un honor, sure.

  9. Buff, con estas temperaturas pasa lo que pasa, que mi raciocinio va por el carril lento.

    Sí y no. Desde el punto de vista letal, ciertamente el secador de pelo ahora mismo no tiene igual. Lo mismo lo dejas caer clásicamente en la ducha/bañera/jacuzzi (según la capacidad económica) que lo apuntas a la cara de alguien y, a estas alturas de verano, te lo cargas de un golpe de calor.

    Pero y el componente artesano de enrollar una toalla y usarla a modo de látigo? Ese arte viril como una buena película de gladiadores que desgraciadamente se está perdiendo en nuestros gimnasios, piscinas y vestuarios de equipos de natacion o futbol?

    Sin más dilación, añadida queda. Sólo me ha dado tiempo a leerme la entrada más reciente, que he de comentar más adelante en su blog ^L^


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: