Posteado por: TCTR | julio 18, 2009

Mi camiseta ya lo dice por mí

Siguiendo con la temática lingüistica en su vertiente anglófona -que vete tú a saber que me ha dado- existe otra parcela de la vida cotidiana en la que el uso del inglés provoca que inconscientemente pasemos por alto chorradas que, de venir expresadas en español, serían objeto de inmediata crítica, reprobación y cachondeo en sus vertientes varias: Los mensajes impresos en las camisetas, algunos de los cuales y a poco que uno se vaya fijando por la calle, resultan, como poco sorprendentes y a menudo absolutamente delirantes.

Porque entre que la gente o bien no entiende ni papa de inglés o que sólo se fijan en la relación “color de las letras-color de la camiseta”, a menudo nos podemos encontrar con personas que, sin prestar demasiada atención, son portadoras de maravillas lingüistico-textiles tales como:

“Steps to make an airplane” -acompañado, para reforzar la efectividad y la función social del mensaje, con un croquis explicativo razonablemente detallado-: En comparación con los ejemplos siguientes, éste se podría considerar útil y beneficioso para la vida en comundidad. O sea, si en algún momento tu vida dependiera de tu habilidad para realizar un avioncito de papel de aerodinámica aceptable, tu camiseta podría marcar la diferencia entre el triunfo y el fracaso. Entre el orgullo y vergüenza. Entre ganarte el respeto de tus congéneres mediante un vuelo de varios metros en línea recta y la burla generalizada al realizar tu avión un torpe picado nada más salir de tu mano.
Sorprendentemente, el portador de la camiseta -amigo mío, para más señas- no era consciente de la transcendencia de las palabras escritas en su espalda y se fijó por primera vez cuando le llame la atención sobre esto mismo. Se me olvidó preguntarle si en algún momento lo había seguido alguien a poca distancia intentando poner en práctica el esquema de la camiseta. Seguramente sí.

“I ♥ my boy”: Últimamente me he encontrado con varios ejemplares de estas camisetas andando por la calle -mal expresado. Andando yo y andando las portadoras. Las camisetas no andan solas-.
Dependiendo de que la que viste la prenda sea medianamente atractiva y de que no estés muy contento con tu vida sentimental, puedes llegar a tener ganas -muchas- de soltarle a la pobre que se cruce en tu camino “Pues dale mi enhorabuena”, “¿¡Y a mí que c*****s me importa, tía!?”, o directamente “Que te jodan, ¿¡que intentas restregármelo!?. Pues os vais a la mierda tú, tu camiseta y tu novio.” En todo caso, habría que comprobar si todas las mujeres que llevan esta camiseta están, efectivamente, emparejadas. Porque si no, encima van confundiendo.

“SEX KILLER”: Impresionante. Magistral. Genial. Con dos cojones. Además es que la camiseta no tenía desperdicio. Color rojo fuerte y con una calavera con huesos cruzados (WTF!?) y el rotundo mensaje encima, ambos en negro. Para que no quepan dudas y nadie se lleve a equivocación. Menos mal que llevaba las gafas de sol puestas y cuando me crucé con el portador de esta obra maestra camisetil, éste no pudo descubrir que mis ojos bizqueaban involuntariamente. Desde luego, si consigues ligar con semejante declaración de intenciones en el pecho y a la vista de todo el mundo, es que lo vales pero bien. A punto estuve de aplaudir.

5uck my d1ck”: Definitivamente, el rien va plus. Hace unos 4 años me encontré con varios ejemplares de estas camisetas allí por donde veraneo. La primera vez que me percaté, mi cerebro se negaba a aceptarlo, en plan “¿Pero realmente acabo de ver lo que acabo de ver impreso en una camiseta? No me lo puedo yo de creer, estaré confundido. Habré leído mal o estoy soñando…”. Pues no, era real. Era casi tangible (je…je…je…).
Efectivamente, por lo menos por aquellos pagos existía un -reducido, eso sí- grupo de visionarios con el valor suficiente como para llevar, ligerísimamente disfrazado, un “Chúpame la polla” como una catedral (el mensaje, no la polla) en la parte delantera de la camiseta.

Desconozco si, aparte  de la reafirmación personal y el expresar una actitud decidida ante la vida –“Esto es lo que quiero, nena, y esto tendré. Está tan claro que lo llevo hasta escrito en la camiseta”- el mensaje buscaba conseguir una suerte de efecto subliminal en la mente de las destinatarias (o los destinatarios, conste). Porque este sería un caso magnífico para observar la magia del inglés para los no angloparlantes. En español, la frase podría haber provocado rechazo, por su dureza (je…je…je…jeeeee…) pero al estar escrita en inglés, existe la posibilidad de que el mensaje prenda en el subconsciente de los/las destinatarios, condicionandolos, sin darse cuenta. Menos mal que mi nivel de inglés me permitió evitar semejante riesgo.

Yo he puesto estos cuatro ejemplos verídicos -palabra, no me invento nada-, pero si alguien tiene alguno sacado de su propia experiencia que no dude en compartirlo, porque,  como creo que ha quedado demostrado, las paridas, chorradas y frases a todas luces sonrojantes, en inglés quedan como mínimo disculpadas, e incluso resultan hasta menos chorras.

-Este post y el anterior no tienen nada que ver con que en mi familia haya 3 profesores de Inglés-

Anuncios

Responses

  1. Además de la mítica Pron*, y la de “Hay 10 tipos de personas, las que hablan binario y las que no”; yo he visto llevar una que ponía-lo juro- Sperm Bucket.

  2. La de binario es genial, aunque la gente tardará en coger la gracia y el que la lleve se sentirá como cuando Sheldon se disfraza de efecto Doppler.

    La de Sperm Bucket encaja, sin lugar a dudas, en el espíritu del post.

  3. Le tengo declarada la guerra a la camiseta “I love my boy”. Me repugna.
    Existe también una camiseta con un juego de palabras que podría considerarse hasta ingenioso, de haberlo creado un niño de 3 años claro. La nombrada camiseta consta del conocido símbolo del FBI que son justo estas tres letras. Pero la gracia está en que debajo hay escrito “Female Body Inspector”. Ahí queda eso.

  4. El día que me tocaba informacion y me encuentro a dos tías con la misma camiseta, una sra. madre y a la hija con camisetas rosas con letras rojas donde pone “I´m a bitch” pensé. Esto es el regalo del padre, que seguro es el único que habla inglés.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: