Posteado por: TCTR | enero 14, 2013

Troya: Épica para los héroes del sábado noche.

En esos Juegos del Hambre de andar por casa en que se ha convertido salir un sábado noche con una mínima intención de conquista pocas preguntas os proporcionarán información más preciosa al ser respondidas que “¿Tú con quién ibas en Troya?”. Tanto es así que deberíais hacerla justo después de preguntar el nombre (el nombre es importante, un mínimo de educación chavales).

Y es que cada modelo masculino en Troya nos permitirá identificar con precisión qué está buscando exactamente la chica en cuestión y sobre esa base, decidir si entra en nuestras capacidades, buen hacer y alcohol en sangre corresponderle.

Empezaré asumiendo que pertenecéis al mismo sector demográfico que yo. Con esto quiero decir que nunca habéis sido los más guapos, los más fuertes ni los líderes de la manada de vuestra clase. Conocéis vuestros puntos a favor, créeis conocer vuestros defectos y las mujeres de vuestra vida han llegado a ella bien por motivos delirantes que ni ellas mismas deberían considerar seriamente (“Te pareces al que me gustaba en el colegio”. Y estoy hablando de un colegio de monjas), bien os han caído cual manzana o bien tras un considerable esfuerzo por vuestra parte. Esfuerzo por otra parte que ya no regaláis porque estáis un pelín viejos y nadie que no sea gilipollas pica piedras por amor al arte.
En resumen, que lo mismo habéis desembarcado con éxito en Normandía o tomado Berlín que habéis comido trinchera, chupado banquillo, sido mandados a galeras, deportados a Siberia, enrolados en la legión extranjera…(como gustéis) y no queréis repetir, a ser posible.

Así que entrando en materia, si os responde:

AQUILES: Uuuuh, malo. Básicamente está buscando a un chuleras, con su buena ración de suficiencia y guarnición de gilipollez. Con un cuerpazo, sí, pero sin el estilo necesario para llevarlo con la mínima clase y elegancia. Un tío que probablemente lleve uno de esos deleznables escotes, de bote de laca o tubo de gomina por peinado y más bíceps que cabeza (en todos los sentidos).
No sabemos si lo está buscando con la sana intención de tirárselo esa noche en concreto y santas pascuas (nada que objetar aquí, la gente es libre de hacer con su tiempo, su organismo y sus sábanas lo que le venga en gana) o con la desnortada noción de reeducarlo en un novio de provecho. Tampoco nos importa, nosotros no estamos en el mundo en general ni en ese pub en particular para psicoanalizar a nadie. Recoged velas con premura y elegancia. Volved a la barra.

HÉCTOR: Para entendernos, Héctor es el Xabi Alonso de la Ilíada. Si dice Héctor es que está buscando a un tío con esa clase y elegancia de la que carecía el chuloplaya de Aquiles. Estabilidad, buenas maneras y respeto, mucho mejor si vienen encofradas en un metro noventa de cuerpazo y una barba cuidada. Héctor la llevará más pronto que tarde a su piso (porque tiene piso propio) no lo dudes pero la llamará al par de días para tomar café. Pondrá de su parte para darle continuidad a la cosa.
El problema es que Héctor es el hombre que aspiramos llegar a ser pero que, vamos a ser sinceros, no somos. Ojalá lo seamos algún día, claro, pero el sábado noche es el reino de lo inmediato y no de lo ideal. No insistáis, apuntad mentalmente su nombre y rasgos, que la chica tiene buen gusto y dos dedos de frente y a lo mejor algún día sois mejores de lo que sois ahora.

ULISES: ¿Qué es Ulises en Troya? Ulises es un tío ingenioso, de razonable buen ver pero sin desarmar como desarman Aquiles o Héctor y que por lo general luce esa medio mueca medio sonrisa irónica y pelín desencantada que se queda después de haber hecho un chiste que sólo has cogido tú y que no te vas a molestar en explicar. Un tipo, en fin, que sabe que lo ideal sería que esos simpáticos troyanos abrieran las puertas de la dichosa ciudad, dejaran pasar tranquilamente hasta la cocina o la sala del tesoro y todos tan amigos y que visto que no, que le den un poco por saco a la gloria de la conquista por las armas y a ver si conseguimos que lo del caballo cuele. Y rápido que me quiero volver a casa.
¿Y si la chica te responde que Ulises, qué quiere decir? Que acepta que en un sábado por la noche, a estas alturas de la película, tu intención es acabar en su piso, sin mentir y marear la perdiz más de lo necesario y aconsejable y meejor a las dos que a las cuatro, que la noche es joven pero envejece como todos. Si lo consigues o no dependerá de lo bien que te quede el caballo.

PATROCLO: …no digáis nada, dad marcha atrás lentamente sin mirarla a los ojos. Esa tía está loca o lo que es peor, tiene un gusto atroz.

AJAX: Vale, está buscando a una mole de 2 metros y pico, con brazos como vuestras piernas y que mata gente con una maza. Maza que podéis entender como referencial sin ir desencaminados del todo.
Absolutamente nada que hacer aquí, ella quiere ir a un concierto de trash metal escandinavo y vosotros sois un grupo canadiense de indie rock. No es vuestra liga. Joder, no es ni vuestro deporte.

PARIS: Está buscando a la peor clase de niñato. Un inconsciente que piensa con su polla tardo/post adolescente y que está acostumbrado a no tener que afrontar las consecuencias calamitosas de sus actos. Ignoro cómo os habéis acercado a hablar con ella en primer lugar, que esto deberíais haberlo visto venir, pero largaos de ahí. Es opcional y aceptable dedicarle un “Buenas noches y buena suerte” con toda la condescendencia que seáis capaces de reunir. Con su pan se lo coma.
Inciso: Evitad en la medida de lo posible vosotros también tener a un Paris por amigo. Es el típico gilipollas que le tira los trastos de mala manera a la novia de un jugador semi profesional de rugby estando él y todo su equipo en el pub de celebración y ya con bien de alcohol en sangre. Al final seguro que acabáis recibiendo vosotros las ostias. Como el mundo es un lugar cruel, no podéis descartar que él se acabe llevado a la novia del jugador de rugby a su picadero y os lo cuente al día siguiente. Creará un grupo de whatsapp para hacerlo, además.

HELENA: Agua. Vuestra vida no es una película porno ni “Persiguiendo a Amy”, simplemente no va a pasar. Alabadle el gusto y deseadle, con sinceridad, buena suerte. Al fin y al cabo a nosotros también nos gustan mucho las mujeres espectacularmente guapas.

Anuncios

Responses

  1. Oh god, más, please, sigue posteando! Siempre me gustó tu blog, y la nueva entrada me ha hecho sonreir a pesar de no estar del todo incluido en tu sector demográfico.
    Nunca he sido de salir de pubs, así que has creado un concepto con el que, algún día, si salgo, compararé el mundo.

  2. Esto es volver a lo grande. Leyendolo hoy se me han ocurrido uno o dos París que los clavas. Sigo quedándome con Hector. Lo siento por los que os identificais con Ulises. Claro que como yo no pertnezco a tu grupo demográfico es normal que tampoco mis intereses coincidan.

  3. Estoy de acuerdo con Nav en que deberías seguir escribiendo el blog. Y viva Ulises.

  4. Yo medio tengo un Aquiles pero quiero uno de cada de los demás, según el momento.

    Me alegra mucho que hayas vuelto. Y con este post tan estupendo 🙂

  5. Joder volver por la puerta grande! Esta claro que la opcion es Ulises para el sabado noche, para la vida Hector


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: