Posteado por: TCTR | mayo 10, 2010

I am my father’s son

Inicio de la escena

Sábado, Long Rock. Las 4 de la mañana han quedado atrás hace poco. Las 4 de la cerveza han quedado atrás también, pero mucho antes. Un apuesto joven, de nombre TCTR, en estado de razonable sobriedad, se dirige con sorpresa a sus acompañantes

– TCTR: ¡La morena alta de ahí me ha mirado! ¡En serio!

– Acompañantes de TCTR (con una incredulidad insultante): ¡Buah, anda ya! (expresiones que resumen una variedad de comentarios poco alentadores tales como “Ponte las gafas”, “Por ahí vas bien” y similares)

– TCTR (tras otra mirada aún más evidente de la morena alta en cuestión. Asombro): Que no, cojones, que me está mirando seguro. ¡Pero no os ríais, escoria!

– Acompañantes (Rindiéndose a la evidencia): Vale, tienes razón, no se puede negar que te ha marcado en toda regla.

– TCTR (que ha pasado del asombro a la egolatría más luminiscente): Jejeje, ¿acaso lo dudábais? Soy verdaderamente irresistible.

– Acompañantes (de mala gana) : Bueno, pues ya sabes, ve y dile algo.

– TCTR: Nah, que venga ella, que no tengo ganas de esforzarme (a esto se llama nadar y guardar la ropa. O ser una gallina de corral, según se mire)

5 minutos más tarde, la morena alta se encamina hacia TCTR.

– Morena Alta en cuestión: Oye, perdona…

– TCTR (cuyos pensamientos pivotan entre “Como a lo que venga es a pedirme fuego me hundo en la miseria” y “Soyelputoamosoyelputoamosoyelputoamo”): ¿Sí? (¡Emoción!)

– M.A. :  ¿Tú eres el hijo de PapádeTCTR, el profesor de Inglés? Es que tu padre me dio clases cuando estaba en el Antro de Perdición y Enseñanza secundaria.

– TCTR: (inaudible): Nomepuedeestarpasandoesto…

A lo que sigue una loa de más de 10 minutos de las cualidades humanas y docentes, así como del atractivo físico –innegable, por otra parte- de mi santo padre, que en él provocó la hilaridad absoluta cuando se lo conté y en mi todo lo contrario cuando me toco vivirlo.

– M.A: Dale recuerdos de mi parte cuando lo veas, ok?

– TCTR: Va a ser un poco complicado porque cuando salga de aquí me voy a tirar al tráfico. Sí…claro…je…je…je…

La Morena Alta se vuelve por donde ha venido. Reina el buen humor entre los acompañantes de TCTR. TCTR decide abrazar el estoicismo. O el bebercio desaforado, lo que se le ocurra antes.

Fin de la escena. Fundido en negro.

Post basado en hechos reales dedicado a mi Pá, que hoy cumple años.

Posteado por: TCTR | mayo 3, 2010

Día de la Madre

¿Os acordáis -el que lo hiciera, claro- de cuando de pequeños para el Día de la Madre se regalaba un collage de macarrones o un dibujito?

Luego viene una etapa de cutrez en la que cualquier cosa que implique pasta en todas sus formas y cola queda absolutamente descartada -además, en mi casa ahora somos más de spaghettis-, no tienes dinero como para un regalo propiamente dicho y ya has aceptado que con la edad los garabatos no tienen el mismo efecto. Seguro que tienen alguno, pero no positivo.

Ahora bien, nadie puede negar que el dibujito siempre será un clásico imperecedero asociado al Día de la Madre, así que, ¿qué mejor que usar uno de Watterson, el artista más idolatrado en este blog?

Dicho esto, lo de publicar la entrada al día siguiente sí que no tiene perdón de Diso.

Posteado por: TCTR | febrero 17, 2010

Adolfo knows best

Adolfo Domínguez ha ascendido al primer puesto en mi lista de ídolos.

Porque en estos tiempos inciertos que corren de crisis, 4 millones de parados y esa sensación tan bien definida por los sociólogos de “Nos vamos a ir todos a tomar por culo pero bien” solo un hombre con una mente preclara, un espíritu indómito y unos huevazos bien puestos es capaz de poner el dedo en la llaga y, pese a quien pese, dar con la raíz del problema y ofrecer soluciones audaces que desafían la corrección política y las medias tintas imperantes en esta sociedad nuestra de descastados.

Y es que el señor Domínguez -en adelante, Adolfo- ha instado al Gobierno a “implantar el despido libre (¿y gratuito?) sin trabas administrativas y judiciales” (con lo que el empresario se vería al fin libre de la subyugación del derecho laboral para, pongamos, echar a la calle a todas las mujeres en edad fértil de su empresa, que corren el riesgo de quedarse preñadas y joderte el balance anual) para que la gente “se gane cada día su puesto de trabajo” (esto, por supuesto, implica currar los 365 días del año, con la emoción innegable para el trabajador de convertir cada jornada laboral en un nuevo reto de superación personal para permanecer en la empresa y al final morir agotado pero satisfecho)

Adolfo asume que tan polémica medida pueden no sentar bien a esa masa de vagos redomados que llamamos población activa, pero está claramente justificada en el hecho de que “los empresarios necesitan libertad para reorganizar sus empresas y que no les cueste una barbaridad prescindir de un individuo que ya no es bueno” (de nuevo, la valentía de Adolfo, que dice esto consciente de que los malpensantes podrían imaginárselo echando a patadas a enfermos y ancianos o reorganizando la empresa recolocando las fábricas en China o la India)

Ya con la velocidad cogida, carga contra “el Estado del Bienestar como lo han organizado europeos y españoles” (esto es, con servicios públicos, pensiones, jornadas laborales con límites horarios y todas esas mierdas) porque ÉL no cree en “un sistema que permite a alguien cogerse un año por depresión, la mayoría de las veces fraudulenta (esto lo dirá, seguramente, con los datos en una mano y los huevos en la otra), se reincorpore y tenga 30 días de vacaciones” (Tiene toda la lógica del mundo, no se puede negar. Adolfo no cree en la depresión, porque el no se deprime. Por lo tanto, las bajas por depresión, como no sea que se te haya muerto toda tu familia, son de mentira. Y encima, si como ya dijo antes hay que ganarse cada día el puesto de trabajo, tampoco cree en las vacaciones)

Así las cosas, “sólo podemos solucionar esta crisis trabajando más” (no queríais oírlo, pero ahí está, zánganos, que sois unos zánganos. Y no dice “y cobrando menos” pero seguro que lo piensa)

Pero no todo van a ser críticas. Adolfo tambien es justo y elogia la iniciativa del Gobierno de retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años porque “es absurdo retirarse a los 65 teniendo en cuenta el incremento de la esperanza de vida” (Adolfo no solo sabe como acabar con el problema del paro, sino que también, con una política firme de no vacaciones y no bajas por nada acabaría también con el problema del aumento de la esperanza de vida).

Concluyendo, todas estas ideas revolucionarias creo yo que se pueden sintetizar fácilmente en una básica, que el no explicita pero que claramente espera que todos la extraigamos de sus enseñanzas: “La solucion a la crisis pasa por hacernos todos modistos como él”.

(La noticia entera aqui)

PS: Seguro que a todos los asalariados de Adolfo Domínguez les dura todavía la emoción de saber que tienen como jefe a un guía del pensamiento económico y social como Adolfo. ¡Que afortunados!

Posteado por: TCTR | febrero 2, 2010

Querer es poder

El Presidente Sudáfricano, ese héroe de la masculininidad que va por su quinta boda zulú y que mantiene un entourage marital de 3 esposas, ha conseguido el más difícil todavía. Porque tener 20 hijos, si bien no es muy común, es cuestión de ponerse y tener tiempo. Pero ser polígamo y que tu vigésimo vástago haya sido fuera del matrimonio -de todos a la vez, se entiende. Fuera del área matrimonial, vaya-, eso es tener espíritu de artista de la inseminación.

Y bastante sentido del humor, también.

(La noticia en cuestión aquí)

Posteado por: TCTR | enero 29, 2010

Yo fui un adolescente nu-metalero

Aunque progresivamente he ido dejando el metal -con todos sus prefijos y sufijos- bastante de lado para ir pasándome con la edad al indie y el garage rock, mi Baja Adolescencia -como la Edad Media, la adolescencia también se puede dividir en Alta y Baja. La Baja son los 16, 17, 18 y 19- estuvo marcada musicalmente por lo que se dió en llamar el Nu Metal, o sea, Korn y todos los grupos que surgieron como chinches a su rebufo a partir del ’94 y que tuvo sus años de máximo esplendor entre el 98 y el 2001, grupos que durante esos años de tontolabismo se convirtieron casi exclusivamente en mi banda sonora personal.

En cuanto al comportamiento del buen adolescente nu-metalero, era indispensable sentirse incomprendido -porque sí- y consiguientemente cabreado -la verdad es que esto no supone ninguna novedad en cuanto a otras modas musicales, el grunge, sin ir más lejos iba más o menos de lo mismo- de ahí que escucharas música cantada a berridos. Gracias a esta actitud perfeccioné mi mueca de fastidio cada fin de semana que iba a cualquier sitio en el que no pusieran el tipo de música que me gustaba -lo que en la práctica eran todos los sitios, vaya-.

Luego, y como quiera que el nu metal tomaba prestados unos cuantos elementos estéticos del hip-hop,  se imponía la ropa un par de tallas más grande -fue cuando empecé a ponerme cinturones, la verdad. Algo no ya positivo, sino necesario- y las camisetas negras, mínimo talla L, de grupos -yo todavía conservo mi querida camiseta de los Deftones, sin ir más lejos-.  Y, sobretodo, había que fantasear con hacerse rastas. Yo quería hacerme rastas. Mis amigos querían hacerse rastas. Al final todos llegamos nada más que a dejarnos el pelo largo, que no era lo mismo pero era lo más que nos iban a dejar en nuestras casas.

Y por último y principalmente, estaba el conflictivo punto de las relaciones con el sexo opuesto. Las tías nu-metaleras eran prácticamente un mito, y, aunque al final los límites se ampliaban por defecto a dejadillas en general -Reincidentes, Boikot, Extremoduro, S.A.- la verdad es que tampoco es que de esas hubiera muchas más. Básicamente, tías, lo que se dice tías, las justas -lo cual ayudaba bastante a lo de sentirse cabreado.-  Este gran fallo que seguramente propició el declive del Nu Metal ha sido posteriormente corregido por buenas gentes como los emo, que tienen versión masculina y femenina -chicos listos- porque una cosa es de ir de incomprendido y otra muy diferente no comerte una rosca.

Sin más, os dejo con mi pequeña selección de grupos de la época:

Korn: Korn era el grupo favorito de todo el mundo. Podían empatar en el primer lugar con algún otro, pero vamos, oír nu metal y decir que no te gustaba Korn era incompatible. Aunque efectivamente no te gustaran, no podías decirlo en voz alta. Creo que tengo 6 discos originales de esta gente.

– Deftones: Estos sí eran mi grupo favorito de la época. Los Deftones eran lo más próximo a Nu Metal para muchachos sensibles, aunque las letras eran imposibles de entender -aunque esto común a prácticamente todos-. También tengo unos cuantos discos originales, y son casi los únicos que no me importa oír ahora.

– Limp Bizkit: Nunca me gustó demasiado Limp Bizkit, la verdad, no me va mucho la mezcla esa con pseudo hip-hop y Fred Durst le cae mal a casi todo el mundo, pero bueno, ¿que puedes esperar de unos metaleros que hacen una versión de George Michael?

Kittie: Kittie era un grupo de nu metal formado por mujeres, con lo cual, automáticamente nos parecía que estaban buenas y todo. En serio.

Slipknot, Ill Niño, Soulfly: O de cuando el nu metal se convirtió directamente en una competición a ver quién pegaba más berridos. Gracias a Slipknot descubrimos que había algo aún mejor -y aún más imposible para nosotros- que llevar rastas; llevar un mono de trabajo rojo y una máscara acojonante como Corey Taylor o Joey Jordison.

– Incubus: En realidad Incubus no era exactamente -ni aproximadamente- Nu metal, pero se consideraba que eran a lo más que iba a llegar una tía que no oyera ese tipo de música. Ya más de eso era fantasear. Aparte, eran lo suficientemente buenos como para llegar a un público más amplio, y yo  tuve una época en la que regalaba el “Make Yourself” para los cumpleaños de amigas -o potenciales amigas o potenciales otra cosa- porque era y sigue siendo un disco francamente bueno -vamos, de hecho es lo que estoy oyendo mientras escribo el post-. Además, Brandon Boyd era guapo guapo y todos lo envidiábamos mortalmente.

Posteado por: TCTR | enero 25, 2010

Visión

Cada vez que veo “El Internado” (sí, lo reconozco, no se por qué pero ahora lo veo cada semana) no puedo evitar imaginarme a los guionistas jugándose a la pajita más corta para decidir quién se encargaba de escribir los diálogos de las dos niñas pequeñas.

Todavía no he decidido si al autor de semejantes lisergias es un pobre profesional que tiene que llevar comida a la mesa o una mente sádica que odia a los telespectadores.

Edito y añado: Anoche el Internado volvió superarse alcanzando nuevas cotas de altitud en la montaña de lo absurdo -y estamos hablando de una serie que incluye visiones con el fantasma de una niña nazi criogenizada- al conseguir que alumnos de 15 años se beban una botella de Ribeiro antes de montárselo en un palomar -con colchón y velitas, está claro-.

Como sigan con este ritmo de genialidad desbocada no se puede descartar que al final superen a Los Serrano como la serie española más demencial de la historia.)

Posteado por: TCTR | enero 12, 2010

And here’s to you, Mrs. Robinson.

Siendo un poco frívolos, la verdad es que todo el asunto este de la señora del Ministro Principal de Irlanda del Norte es el sueño de cualquier tabloide y cotilla que se precie. A saber:  Corrupción política, mujer infiel múltiple de ideología conservadora, amantes adolescentes, amantes no adolescentes y encima viene con su propia banda sonora modificable para regocijo del pueblo (y no exclusivamente norirlandés, seguro)

Para mí es una excusa tan buena como otra cualquiera para poner el vídeo de la versión de los Lemonheads, que me encanta.

Posteado por: TCTR | enero 7, 2010

TDD recomienda: The Coral

Aunque hace ya bastante tiempo que deje aparacada mi afición por hacer claficaciones de mis grupos favoritos -tanto que hace un par de días encontré una escrita en las tapas de un cuaderno en la que venían los Deftones, Green Day, Feeder, Muse y AFI, lo que nos permite datarla en el bachillerato tardío-, de hacer una ahora The Coral tendría todas las papeletas para estar seguro entre los 5 primeros. Y es que los tíos son buenos.

En primer lugar, se mueven perfectamente entre el rock con pequeños detalles folk (aunque les falta una armónica, eso sí), el rollo 60s-70s (en algunos canciones he pensado en The Doors o los Kinks, aunque claro, a quién no ha influido esta gente) y el pop británico bien hecho. Porque sigo pensando que es mejor dominar lo que ya conoces, por mucho que digan, que intentar ir de rollo original y acabar haciendose pajas de 10 minutos de desarrollo instrumental.

Y con esto, los 4 discos que tienen son, como mínimo, buenos y el “The Invisible Invasion” directamente cojonudo, el ejemplo perfecto de disco “redondo” -un disco de esos que gusta dejar entero de la primera a la última canción y en el que parece que incluso el orden de las canciones es el mejor posible-. Aparte, tienen la virtud -que a muchos grupos les cuesta recordar- de ir variando disco a disco pero simpre manteniéndose fieles a un estilo claro. Así, entre el primer disco -The Coral- en el que  se dejan llevar más en las canciones -léase: Tienen canciones raras- y el último -“Roots & Echoes- el de corte más clásico, consiguen el grado justo de evolución necesaria sin que llegue a parecerte otro grupo diferente al que te empezó gustando.

Encima, pueden presumir de un cantante que da la talla como James Skelly, con una voz grave que cuando grita se da un aire a Eric Burdon, y de un bajista carismático -lo de tener un bajista carismático siempre es un punto a favor. Cantantes y guitarristas que destaquen hay muchos, pero ¿a cuántos pobres bajistas que no caigan en el ostracismo conocéis?-

Por si fuera poco, hay pocos grupos que en el mismo disco te levanten el ánimo…

para, 3 canciones después, hundirtélo el resto del día.

Y, por último, The Coral molan porque oyendo Dreaming of You es difícil no empezar a pensar en a quién te encantaría dedicársela o  lamentarte descubriendo que no tienes a nadie así.

Posteado por: TCTR | enero 2, 2010

Resumen musicado de Nochevieja

Porque simplemente contar lo asquerosa que fue la noche es muy fácil. Incluso demasiado fácil como para que me de cosa hacerlo.

Así que, motivado a partes iguales por mi afán de innovar y por la influencia Cusackiana de Alta Fidelidad (bueno, en realidad casi totalmente motivado por esta última) y tras un buen rato buceando por mi iPod, he decidido describir la noche a través de una serie de canciones que encajan en mayor o menor medida con lo que se fue presentando desde las campanadas hasta que, unas 8 horas después, me metí en la cama.

– En primer lugar, y porque estaba a huevo la verdad, “The New Year” de Death Cab for Cutie ( “so this is the New Year and I have no resolution. It’s self-assigned penance for problems with easy solutions”). Si había alguien que esperara la tan manida “I gotta  feeling” es que no me conoce. Pero nada además.

– Avanzada la noche, ya reunido el grupo, “Sober” de Muse, por las bebidas espirituosas (“Royal Canadian blended, the spicy aroma had mended me. Matured for years and imported, into my glass you poured it” y más específicamente “Arbouler, Jameson I love you, this single malt’s come burning”) y la exaltación de la amistad de “Fall Back Down” de Rancid (“If I fall back down, you’re gonna help me back up again. If I fall back down, you’re gonna be my friend”. Lo de “Fall back down” puede ser tanto literal como metafóricamente) consecuencia de las anteriores.

Y, rizando el rizo, “Lemurs, man, Lemurs” de mis adorados Minus the Bear, que recoge perfectamente la conjunción de ambos (“Roll one for me, roll one for me, let’s drink all night!”).

– Ya en los pubs, “In the End” de Green Day (“I figured out what you’re all about and I don’t think I like what I see sooooo I hope I won’t be there in the end if you come around”) por el clásico encuentro con alguien a quién ves dos veces al año y te parece demasiado.

-Todavía en los pubs, y por mucho que digan que en Nochevieja no hay que tirar los tejos, las actitudes se dividieron entre “You’re so damn hot” de Ok Go (“You’re a bad-hearted boy-trap baby doll but…you’re so damn hot”) para los más pragmáticos y “Why Bother?” de Weezer (“I know I should get next to you, you’ve got a look that makes me think you’re cool. But it’s just sexual atraction, not something real so I’d rather keep on whacking”) para los más…los más…bueno, los otros. Tras la colección de negativas, ya lo dijeron los Electric Six en “Rubber Rocket” (“Girls like you make guys like me make love to a computer”). Certero, vaya.

– Aún más avanzada la noche, uno de esos momentos tan asquerosos en los que no te queda más remedio que preguntar, como The Clash “Should I stay or should I go”, pero de bastante peor rollo, que la canción de los Clash mola mucho y es muy motivante. Para mi cara de gilipollas posterior no he encontrado nada, la verdad.

– Como homenaje a la infinita estupidez de ciertos porteros de cierto sitio de Córdoba que se supone que va de “alternativo”, nada mejor que “From the Ritz to the Rubble” de Arctic Monkeys (“Last night these two bouncers, and one of ‘em’s alright, the other one is the scary one. His way or no way, totalitarian”. Aunque este extracto es sólo un ejemplo, la canción va casi en su totalidad de lo mismo). Aclaro que conmigo no iba la cosa, pero ver cosas así ya te termina de matar la noche.

– Y por fin, 8 horas después, más cansado, vuelvo al principio con Death Cab for Cutie (“So this is the New Year, and I don’t feel any different”) y me meto en la cama.

Eso sí, The Dishwasher’s Dream les desea a todos, un día más tarde porque aquí somos así, un feliz año 2010.

Posteado por: TCTR | diciembre 20, 2009

Minicrónicas de Filosofía y Letras: La soledad

(O lo que es lo mismo, pequeños apuntes chorras -ligeramente retocados para darles un mínimo sentido- que se me han ido ocurriendo en esta última temporada de exámenes entre tanda y tanda de Derecho Procesal en la biblioteca de la facultad de Filosofía y Letras. Sigue más abajo)

Esta biblioteca está sospechosamente vacía. Vale que está hecha un asco, pero es que no hay más de 20 personas normalmente y encima es considerablemente amplia, con lo que da la sensación de estar aún más despoblada.

Jo, que triste es esto.

« Newer Posts - Older Posts »

Categorías